959abe33f216d7c7486acbb1c4a581c7_large

El HTML5 declarado Estandar Internacional en diciembre de 2014

El consorcio W3C, con el inventor de la Web Sir Tim Berners-Lee a la cabeza, ha presentado el 27 de octubre 2014 en el Computer History Museum, California, la Recomendación oficial de HTML5, que consiste en la quinta revisión de mayor importancia en el formato para construir sitios web. La anterior había salido en 1999 (sí,  siglo pasado), ¿qué hay de nuevo?

Paul Cotton, Sam Ruby, Tim Berners-Lee, Jeff Jaffe anuncian Recomendación Estándar HTML5, Computer History Museum, California. Foto LAguirre

Paul Cotton, Sam Ruby, Tim Berners-Lee, Jeff Jaffe anuncian Recomendación Estándar HTML5, Computer History Museum, California. Foto LAguirrenuevo?

Una web que fluya exitosamente en la pantalla de un ordenador de escritorio, portátil o de tableta, de un teléfono, un televisor, sin necesidad de ‘plugings’ como Flash Player de Adobe: ese es el propósito del W3C con la Recomendación de HTML5, que llega respaldada además por la firma de compañías como Apple, Mozilla, Google, Microsoft, IBM, Samsung, Opera, Baidu, HBO, Netflix, Huawei, Ericsson, SAP y hasta la BBC, con su sistema de producción y distribución de video.

Por supuesto HTML5 no es exactamente nuevo, está en circulación hace varios años, pero el W3C ha hecho un largo y cuidadoso trabajo para conseguir la estandarización que acaba de presentar de tal forma que contenga todas las funciones que le permitan expandirse como pilar de la Plataforma Web Abierta (Open Web Platform) para ser completamente operativo en múltiples soportes. Esencialmente, el objetivo es que HTML5 sea un medio estable, eficiente y fiable para el desarrollo de software, navegación y aplicativos en línea.

Bajo el lema “escriba una vez, implemente en cualquier parte”, el W3C busca atraer a un creciente número de personas en el campo a desarrollar productos basados en HTML5, bajo una condición de acceso abierto ligado a la política de patentes de esta organización. Como parte de la estrategia para vincular convincentemente a más gente en el proceso actual, el director ejecutivo del Consorcio, el Dr Jeff Jaffe (MIT) ha publicado un texto acerca de las prioridades del mismo, bajo el título de ‘Fundamentos de Aplicación‘ que sostienen todo el trabajo orientado hacia la plataforma actual y de “nueva generación”:

  • Seguridad y privacidad, todo lo relacionado con autenticaciones, encriptación, protección de identidad y actividad en línea.
  • Diseño y desarrollo de la web, en cuanto a estilo, formato, gráficos, animación, tipografía.
  • Interacción con distintos equipos como sistemas de sensores y Bluetooth.
  • Ciclo de uso de aplicación para administración de tareas fuera de conexión y sincronización.
  • Medios y comunicaciones en tiempo real, para efectos, por ejemplo, de transmisiones en vivo (streaming).
  • Desempeño y afinación de la capacidad y precisión en la respuesta y descarga de sitios web con sus funciones.
  • Usabilidad y accesibilidad, para un web internacional, multilingüe y de acceso para personas con distintas discapacidades.
  • Servicios como pagos y web social.

Tanto el director Jaffe, como los codirectores del grupo de trabajo HTML, Paul Cotton, de Microsoft, y Sam Ruby, de IBM, han coincidido en resaltar el esfuerzo colaborativo del W3C para llegar a este punto. El Consorcio cuenta con 385 organizaciones integrantes y afirma tener 4500 profesionales en ingeniería conectados/as para “socializar nuevas ideas para la web en más de 180 grupos de comunidad y negocios”.

Este anuncio ha coincidido con dos efemérides importantes: el vigésimo aniversario de la creación del W3C y el vigésimoquinto aniversario de la World Wide Web. Como muy a menudo sucede en los festejos, hay desacuerdos. En este caso, con el grupo de trabajo de tecnología en aplicaciones de hipertextos, en la organización WHATWG (Web Hypertext Applications Technology Group), que también se dedica a la estandarización de la plataforma con la participación, a título personal, de gente experta que a su vez trabaja para grandes compañías de la industria, como el caso de Ian Hickson, empleado de Google, y quien “no entiende porqué el W3C todavía se rehúsa a tratar al WHATWG como una organización par”, según estas declaraciones a Stephen Shankland en Cnet.

“Dos grupos pelean acerca del futuro de la Web”, dice Shankland, con un tono que suena quizá más alto que el que se percibe en general en las discusiones estrictamente técnicas en el Valle de Silicio y ciertamente esta semana en Mountain View. Ahora falta ver qué pasa más al sur, enSanta Clara, el día 29 de octubre, cuando se lleva a cabo el Simposio El futuro de la Web, en el cual se escucharán las voces de distintos lados, incluyendo las de “los agitadores”, en palabras de Alex Russell, ingeniero de Google, quien participa en el trabajo del W3C.

Mientras tanto, el físico Berners-Lee gira la cabeza y parpadea una vez más -gesto característico- y renueva su misión: insistir en que ese futuro garantizará el sentido comunal, abierto y participativo de la enorme plataforma virtual diseñada originalmente por él y que sigue tejiéndose, no sin ciertos agujeros difíciles para considerar, en el mundo de hoy. Y todo indica que en el que venga.

Fuente : Blog La Vanguardia – Articulo : Lina Maria Aguirre